[Reportaje] Núria Graham en el Auditori: Una experiencia mística.

52
IMG-20180119-WA0018

Núria Graham. Foto: Esther Cobos.

Qué mejor forma de relajarse después de una larga semana que con un directo de Núria Graham. Para los que no la conozcáis, Graham es una cantautora nacida en Vic que ha ocupado un espacio destacado en la música independiente en inglés de este país. Con solo 21 años tiene 4 álbumes publicados, (2 EPs y 2 LPs) y va consiguiendo adeptos poco a poco en este salvaje mundo del underground. Este 2018 va a ser un año interesante para ella como artista con su incorporación en carteles como el del Primavera Sound en Barcelona, el Vida Festival en Vilanova i la Geltrú y el Mad Cool Festival de Madrid, pese a no ser ni de lejos principiante en grandes festivales.

La sala 3 del Auditori de Barcelona parece ser el mejor lugar para disfrutar de la música de la vicense. El clima que desprende ese lugar tiene una solemnidad operística. El público sentado en sus butacas no puede evitar estar en silencio sepulcral, cosa que actualmente parece imposible. Ella lo consigue, con una naturalidad y presencia escénica muy destacables, sobre todo si contamos que presenta una música muy personal hecha para escuchar atentamente, sin perderse ni una nota, ni una palabra.

Sin ningún telonero y con una puntualidad exacta, el concierto empieza con Hide Your Emotions (Somewhere Safe), tema de su último álbum Does it Ring a Bellun trabajo que disfruté mucho y que, por suerte, venía a presentar al completo. Se nota que está a gusto con el resultado del álbum y no es para menos. Creo que con él ha encontrado su lugar y considero extraño que se la catalogue como una cantante de folk, cuando su estilo se influencia de muchísimas vertientes de la música alternativa. Con este tema deja sobre la mesa una declaración de intenciones de cómo va a ser todo su contemplativo concierto.

Continúa encadenando canciones de su álbum como Cloud Fifteen, Sinner, Marianne, Morphine con unas parcas palabras de gran naturalidad. Estoy seguro de que sus fans querían cantar todos sus temas, pero nadie quería romper ese trance tan sanador y reflexivo. Tanto el acertado sonido como la sensible interpretación de toda la banda y, en concreto, de su voz susurrante, funcionaban como un reloj suizo.

En la mitad del concierto podemos disfrutar de temas de anteriores trabajos, como Miànigues, Collage o Bird Eyes, un muy aplaudido corte que nos transporta a su anterior música, que me hace pensar en cómo ha evolucionado su trabajo, sutilmente pero con cierta madurez.

Su directo es, sin duda, mejor que el sonido del álbum. La sensibilidad de su interpretación y los detalles de la composición mejoran con la cercanía y es cuando te das cuenta de su talento. Con una voz muy personal, habilidad a la guitarra y naturalidad en sus palabras, todo el Auditori se sentía como si fuéramos sus amigos, escuchándola y apoyándola.

El repaso a su álbum sigue presente. Smile on the Grass y el tema homónimo, Does it Ring a Bell llegan entre afinaciones, tragos de cerveza y algunas sonrisas con un marcado acento en catalán. Pegada a la guitarra, o en algunos momentos con un micrófono por el escenario, ella es ella misma, mientras acaba el concierto con temas antiguos como Dark Past o You Fall Sleep So Easily para cerrar con Peaceful Party People from Heaven.

El concierto termina y se nos hace corto. Sin duda acabamos pensando que fue una gran noche, donde todo encajó perfectamente y acabas teniendo ganas de hacerte su amigo y que ella te haga reír con esa naturalidad característica. Como comentamos entre risas con nuestra compañera Esther, ella es nuestra Núria de Cataluña. En definitiva un concierto que recomiendo a todo el mundo, con ganas de repetir y con ganas de ver como funciona su propuesta en un escenario de un gran festival.

 

Related Post

0
· · · · · · · · · · · ·


Related Articles & Comments

Menu Title